martes, 23 de abril de 2019

- El Mojado -

Empacó un par de camisas, un sombrero
Su vocación de aventurero, seis consejos, siete fotos
Mil recuerdos 
 
Empacó sus ganas de quedarse
Su condición de transformarse
En el hombre que soñó
Y no ha logrado 
 
Dijo adiós con una mueca disfrazada de sonrisa
Y le suplicó a su Dios crucificado en la repisa
El resguardo de los suyos
Y perforó la frontera
Como pudo 
 
Si la luna suave se desliza
Por cualquier cornisa
Sin permiso alguno
Porque el mojado precisa
Comprobar con visas
Que no es de neptuno 
 
El mojado tiene ganas de secarse
El mojado esta mojado por las lagrimas que evoca la nostalgia
El mojado, el indocumentado
Carga el bulto que el legal no cargaría
Ni obligado 
 
El suplicio de un papel lo ha convertido en fugitivo
Y no es de aquí porque su nombre no aparece en los archivos
Ni es de allá porque se fue 
 
Si la luna suave se desliza
Por cualquier cornisa
Sin permiso alguno
Porque el mojado precisa
Comprobar con visas
Que no es de neptuno 
 
Mojado
Sabe a mentira tu verdad
Sabe a tristeza la ansiedad
De ver un freeway y soñar con la vereda 
Que conduce hasta tu casa 
 
 
 
 
Mojado, mojado de tanto llorar 
Sabiendo que en algún lugar
Espera un beso haciendo pausa
Desde el día en que te marchaste
 
Si la luna suave se desliza
Por cualquier cornisa
Sin permiso alguno
Porque el mojado precisa
Comprobar con visas
Que no es de neptuno 
 
Si la visa universal se extiende
El día en que nacemos
Y caduca en la muerte
Por que te persiguen mojado
Si el cónsul de los cielos
Ya te dio permiso
 
 
 
R. Arjona - El Mojado - 

viernes, 24 de agosto de 2018

Lo que suele suceder..

A veces sentía que algo me sofocaba, que el aire extasiado quizás, golpeaba mis pulmones mas de lo normal. Recuerdos que volvían a mí como flechas asestadas a distancias inimaginables, de esas incontenibles, de las que diezman a cualquiera que se filtre en su trayectoria.
En mis experiencias sobre los pasos en aquellos viajes puedo decir mucho y también poco, depende del punto de vista, como todo lo que algún día logró torturarme o todo lo que hasta el día de hoy podría seguir torturandome en las entrañas mas recónditas de mis pensamientos, todo depende de la forma de asumir los resultados, de la de manera controlar como todo termina.
Puedo con facilidad revivir momentos en mi cabeza, momentos que no son necesarios y que si alguna vez lo fueron dejaron de serlo hace mucho tiempo. De ellos podría decir que fue el destino, que fueron cosas que debían pasar, que quizás tuve o no algo de merito en la culpa que su resultado requiere para no sentir frío el corazón, o para que mi alma no pierda por completo el sentido, si es que eso de alguna forma u otra era condición.
La razón de todo es que la vida avanzaba, y los pasos que no dí los pague con creces por haberme quedado sentado, esperando a que alguien haga algo por mí. Tenía tiempo pero no lo notaba, tenia visión pero no la percibía, tenia amor pero no lo sentía... y todo lo que las distancias, y cada gota de sudor que derrame para volver a recorrerlas me enseñaron, fueron el último boleto de salida.
Perdí... digo que perdí. Conseguí lo que merecía, acepté que el tiempo avanza.. y vuelvo al principio, no es bueno manejar con frialdad todo esto. Sí, se pierden cosas, todo el tiempo perdí cosas, momentos, oportunidades, risas, llantos, besos y abrazos que hubiese deseado tener aunque sea unos segundos mas.
Pero la única verdad es que la vida tiene un ritmo que no se puede cuestionar, podría haber sido diferente si.. siempre puede ser diferente pero a veces, eso que no podemos explicar toma la pluma por nosotros y escribe algunas paginas para recordarnos que, a veces, lo que suele suceder no era lo que esperábamos.. Pero hoy, acá estoy erguido y peleando.. preparado, por mas duro que sea el golpe que pueda recibir, para el próximo momento que la vida desee escribir algunas páginas por mí.

sábado, 17 de marzo de 2018

La carta por jugar

Hace tiempo, cuando el sentimiento se erradicaba,
cuando las voces que hablaban en mi cabeza no ayudaban,
una promesa dentro mio surgía, que sin darme cuenta.. caminos forjaría.
El regocijo o el dolor de una experiencia puede conquistarlo todo,
puede formar hasta el mas cruel de los pensamientos,
o también puede criar hasta el mas libre de los alientos.
En mis escritos mencioné, que las vueltas de la vida para aquel
que firme.. de sus pasos, por mas errores que coseche..
le otorgarían el verdadero destino..
Un destino por el que se sienta.. que pelear vale la pena.
Por el que un retazo de nosotros, se convierta en un todo
donde a veces resulte poco de dar, por que aun no se puede complementar lo que es concebido..
Algo intrínseco, algo natural..
Algo por lo que cualquiera que sepa lo que arriesga, sepa del valor...
sepa lo que vale aquella carta por jugar.

jueves, 4 de enero de 2018

Hoja uno.

Hay cadenas que ni con la fuerza de mil hombes se podrán romper..
y hay cadenas que de su fortaleza nace su fragilidad..
de querer encadenar llantos por antojo a mejorar..
sin saber que lastiman las alas de un ángel que se cayó cuando quiso aprender a volar..
La libertad no esta escrita en ningún lado, se encuentra en los sentimientos..
Se lucha por lo que se vive.. se vive por quien se quiere.. y se quiebra, a quien presume haber avanzado
sobre nuestro terreno y haber ganado una guerra que nunca estuvo ni cerca de ganar.

Aunque hoy no represente lo mismo, sobre esta hoja he escrito valores que hablaban de algo mejor.
Un árido terreno, mis armas enfundadas, y la hoja de la espada incrustada en alguna parte de aca.
Ah.. si, claro que aun lo recuerdo, un hombre de honor no seria tal si algún dia se olvidara del fervor de la batalla.
Hoy desempolvando esta tinta, solo camino errante.. camino, sin dar segundas oportunidades.


jueves, 14 de diciembre de 2017

En donde caen las estrellas...

Como luces adyacentes, cegando, encandilando una tras otra, nuestras mentes juegan sus cartas continuamente. Desparramadas en terrenos desaparecidos ellas descansan, la desesperación las ha llevado a vivir en un éxtasis donde el estruendo mas potente es aquel que perdura en el silencio.
El juicio se ha perdido y las voces ya no se oyen como antes, los sonidos se escapan por los rincones rotos donde antes solían rezar.
En un juego de trampas y delirios la realidad se muestra como tal, lo pronunciado verdad se convirtió en universal y todos pelean por tener su lugar en el tablero. Un terreno de trincheras, donde las verdades absolutas son infinitas y todo el mundo pretende ser centinela de quien adula.
El orgullo de pregonar palabras que llenen el pecho es algo muy diferente a pregonar las que dejan agujeros en ellos, por esta diferencia es que siempre observo de afuera, por toda la guerra que en silencio he presenciado.
Con tiempo he construido mis caminos, y con mucho sudor he alcanzado mis propios terrenos desaparecidos, donde solo yo puedo ver, puedo escuchar y asimilar lo que sucede alrededor.
He presenciado batallas que, hasta el día de hoy,  sus cenizas liberan el calor de aquel día donde todo explotó. Las estrellas fugaces y  navegantes se sumergían en la tierra y resurgían de los escombros, devastadas, ensangrentadas, ansiosas por ver todo arder. Donde dos se enfrentaban, la que asestara el golpe mas duro, aseguraría que mas como ella filaran tras de si. Pero esta lo sabia muy bien, sabia que su figura se desmoronaría en algún momento y aun así sostuvo sus armas, asegurando a sus filas que sus intenciones eran las únicas verdaderamente puras mientras que momentos antes había dado fin a algunas estrellas por la espalda.
Es abrumador ver tanta desesperación y tanto desastre, pero es aun mas critico ver como las mentes se comportan como títeres cuando por naturaleza son estrellas fugaces, dominadas por convicciones que creen ser fugaces e ignorando que esta es una condicional natural de cada una de ellas. Donde los altaneros y los que con palabras embelesadas inyectan veneno, construyen una una verdad que nadie conoce, pero que por necesidad se establece como absoluta, destruyendo el pensamiento y la razón. Se muy bien en donde caen las estrellas, y recuerdo muy bien aquel día donde comenzaron a caer.

lunes, 25 de julio de 2016

Decidir

Todo tiene su punto de partida, todo tiene su final, hay cosas que no son lo que parecen ser, y cosas que quieren ser.. pero no se animan del todo a parecer.
Muchos halagos y maldiciones cubrieron mi camino, en cada paso que daba mi persona y mi ego se transformaba, mi convicción se deformaba en cada momento, todo me influía y a la vez.. no me influía nada. 
Ser lo que somos, solo va a lograr ser algo mas a través de nosotros mismos, nadie.. pero nadie, por mas que de rodillas tengamos que luchar nos va a poder realmente mostrar lo que estamos buscando.
Hace mucho que me hago llamar un aventurero, recorrí muchos caminos que, aun dentro de mi siguen siendo pocos e insignificantes al lado de lo que se que viene por delante, aprendi de lo que necesitaba aprender y de lo que no, también. Con el tiempo fui avanzando, arriesgando y creyendo, sonriendo y cayendo, llegue lejos.. con o sin la certeza o la elegancia de caer de pie, pero lo hice.
Las realidades que rigen sobre nuestras vidas son únicas, elegimos que sirve y que no, en que aprovechar nuestro tiempo y en que despilfarrarlo, como y cuando abrir los brazos.. o cerrarlos.. si estirar nuestras manos, o dejarlas en nuestros bolsillos, tal y como estaban en el mientras tanto. Pero en lo que ami respecta me doy cuenta que logre alcanzar ser aquel aventurero que tanto pregonaba, logre comprender muchas cosas intentando vivir la vida con ojos diferentes.. logre ver mis errores frente a mis ojos, manipularlos y guardar las posibilidades en una forma tal.. que me permitiera saber que cosas me hacen falta para sostener aquello que estaba buscando, conocí el miedo y la soledad, viví rodeado de mentiras y me sentí lleno con la verdad, se lo que es perder, por eso aprendí a ganar, y aprendí a dejar ir lo que por respeto logre alcanzar... el tan preciado "prueba y error" es lo que me enseño a seguir peleando para avanzar..
La vida es esta, la vida esta en decidir.. en no esquivar a aquello que se siente, hacer por placer, hacer por seguir, hacer por vivir.. y sobre todo, respetar la vida, por que es un arma de doble filo, una hermosa arma de doble filo. Ella nos empuja, nos da todo lo que tenemos y que nadie nos podrá sacar jamas.. las experiencias, los recuerdos y los valores..
Absolutamente todo, se resume en decidir.. decidir que, como y cuando hacer.. desde una simple mirada o una palabra, se pueden cambiar todas las perspectivas, y agradezco saber eso.
Soy aventurero por que decidí serlo, lo soy por que estoy condenado por ello, las decisiones son las condenas mas penosas, pero las únicas que nos van a llevar adelante en la vida, caminar lo desconocido.. cortar por donde duele, llorar cuando se debe.. por que así es la vida, por que decidir es dentro de nosotros, la clave que encierra todas y cada una de nuestras salidas.

Solo por un rato.

Llevo cosas en mi, que viven mas ocultas que cualquier piedra que yace en el fondo del mar.
A veces me alejo de mi mundo solo por un rato, y contemplo lo que hasta ahora suponía que quería ser.
En cada paso, mi alma se fue curtiendo, dejando vestigios sobre el camino, miles de retazos que sobraron y a veces partes de mi que se desprendieron, que solté, que no quise contener.
Cada dia me fui conociendo a mi mismo en la tempestad, yo.. el que habia creído conocerse en lo peor de si.
Quise escaparme de mi por un rato, para lograr ver, lograr comprender que era.
No lo supe jamás, por que cuando algo andaba mal seguía intentando, como tan solo en cuestión de segundos veía miles de cosas frente a mi y el arrepentimiento jamás aparecía.
Con las antorchas apagadas caminé, con pasos ciegos consciente merodié, sabiendo que si las luces extinguía.. la oscuridad de mí se apoderaría.
Pero en el camino mis pasos fueron escuchados, y hacia mí,
encendiendo todo a su paso,
lo inesperado se acercaría.
Y aquel fue el problema, por que logre ver lo precioso de esta vida, que sería..
no cumplirla, no abrazarla, no vivirla..
no saludarla, no despedirla..
Que aquello era y siempre sería,
lo que el sueño me quitaría,
que sin poder evitarlo, la sonrisa me robaría..
Lo que en cada lagrima, imperdonable surgiría.